Consecuencias y soluciones de los conflictos de pareja

Conocer las distintas dimensiones que existen dentro de una relación puede ayudarnos a saber cómo afectan los conflictos a la misma.

A lo largo de la relación van surgiendo conflictos que afectan a diferentes aspectos personales e interpersonales. Es necesario superarlos para continuar con la relación de forma sana.

Por un lado existe un espacio personal que contempla las características individuales de cada miembro de la pareja. Por otro encontramos el espacio relacional donde se contempla el funcionamiento de la pareja como conjunto.

Los efectos que el conflicto provoca en cada espacio

Efectos sobre el espacio personal: La autoestima y la seguridad de uno mismo se ven afectadas y surge la apatía y la falta de motivación. Los sentimientos de frustración, engaño, culpa y autocastigo provocan una negatividad en todo lo que se hace. Se presentan signos deansiedad, estrés y dificultad para relajarse.

Efectos sobre el espacio relacional: El estrés en ambos miembros puede provocar muestras de hostilidad y ambiente crispado. Se ocasiona una separación temporal o momentánea del núcleo de pareja. Es frecuente que se produzca una búsqueda de aliados en familia y amigos para tener más fuerza en el conflicto y es posible que aparezcan relaciones extramatrimoniales.

Las soluciones que la psicología propone para solucionar estos conflictos relacionales buscan romper los patrones de comunicación distorsionados e ineficientes:

Enseñar a los miembros de la pareja formas de comunicación efectivas y dirigidas a la solución de conflictos enfocados como problemas a resolver. Sacamos así fuera del conflicto aquello que lo distorsiona aún más, como el tener razón independientemente de la razón del otro o la lucha por tener el poder n la relación.

Fomentar el darse cuenta de cómo nos comunicamos reaccionando a lo que el otro dice y hace reproduciendo situaciones y conflictos que arrastramos en nuestra historia personal, más que atendiendo realmente a lo que la otra persona nos dice o propone.

Entender la relación como una construcción constante dirigida a los valores que cada uno tenemos sobre la relación de pareja y entendiendo el malestar del conflicto como una diferencia lógica entre dos personas que no tienen porque estar de acuerdo en todo, pero que buscan la mejor manera de remar juntos en la misma dirección.

Atender a lo que nos gusta y amamos de la otra persona y considerar el conflicto como el resultado de la convivencia que debemos construir cada día y no como un ataque personal.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.